Día largo e intenso, lleno de emociones. El proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA se ha desplazado este lunes a la localidad riojana de Haro, donde ha recibido una generosísima donación de bicicletas por parte de su policía municipal. Hasta 27 bicis recibirán una segunda vida gracias a la aportación de este cuerpo, bicicletas abandonadas o procedentes de diferentes actuaciones policiales que permanecían en una lonja municipal sin que fueran reclamadas por sus dueños, en algunos casos desde hace varios años.

En el acto de entrega se encontraba Arantxa Carrero, concejala de Servicios Generales y Medio Ambiente, Participación Ciudadana, Igualdad, Voluntariado y Protección Civil, Salud, Personal y Seguridad Ciudadana. “Conocimos el proyecto a través de la policía local, nos pareció una iniciativa fantástica y estamos encantados de poder colaborar y aportar nuestro granito de arena. Estas eran bicis que llevaban mucho tiempo esperando que las reclamasen o que denunciasen su extravío, pero nunca pasó. Se iban acumulando. Ha pasado un tiempo prudencial y gracias a este proyecto se les puede dar una salida”.

La jornada ha sido más especial si cabe porque en la recogida han estado presentes César y Sergio, dos de los miembros de AMP Pinto que más intensamente colaboran con el proyecto de la Fundación Contador. “Los chicos estaban muy emocionados”, sonríe el responsable de logística Ángel López. “Tenían muchas ganas de que llegara este día, para ellos este viaje era toda una experiencia y nos decían que estos últimos días les costaba hasta dormir por la noche, de la impaciencia porque llegase el día”.

La expedición de Bicis para la Vida by ŠKODA fue agasajada con un pequeño almuerzo de bienvenida. “Ha sido un día maravilloso, estamos muy agradecidos tantos el por el recibimiento como por el trato”, concluye López. Las bicicletas serán ahora puestas a punto por los chicos de la AMP antes de ser destinadas a alguno de los proyectos que ya se han puesto en contacto con la iniciativa de la Fundación Contador.

Esta donación, explica Carrero, servirá de punto de partida para poner en marcha un nuevo proceso de recogida entre los vecinos de la población jarrera. “Queremos impulsar una campaña para captar más bicicletas que no se usen. Como tenemos esta lonja vaciada, las podemos guardar aquí hasta que, dentro de un tiempo, cuando tengamos una cuantas, se puedan donar”.