El proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA se desplazó este sábado hasta la ciudad de Málaga para concretar la donación de 23 bicicletas entre tres de los centros que la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) tiene en la capital de la Costa del Sol.

Diez bicicletas fueron entregadas en el centro principal de la ONG en la ciudad, dos donaciones más se repartieron en los alojamientos con los que trabaja CEAR en Málaga. Veintitrés bicicletas gestionadas por CEAR que ofrecen muchas posibilidades para sus proyectos humanitarios. «Queremos agradecer de corazón la donación realizada por la Fundación Alberto Contador en el marco del proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA. Estas 23 bicicletas suponen no solo un medio de transporte más para las personas usuarias de CEAR, sino también un paso enorme en su complicado camino hacia su total inclusión en la sociedad y en el acceso al empleo», afirma Francisco Cansino, coordinador territorial de CEAR en Andalucía Oriental.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado es una ONG que viene trabajando desde 1979 con personas refugiadas o migrantes, un colectivo que por su situación se encuentran en riesgo severo de exclusión social, para defender sus derechos, brindarles protección, ofrecerles alojamiento y facilitarles un día a día digno. Buena parte del material donado procede de la generosa y reciente contribución de Clear Channel al proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA.

“Una de las cualidades más importantes de la Fundación Alberto Contador y en concreto del Proyecto Bicis Para la Vida by ŠKODA es su carácter transversal, es por ello que queríamos hacer algo grande, y diferente a las donaciones que estábamos realizando últimamente, queríamos apoyar a uno de los colectivos más vulnerables y en mayor riesgo de exclusión social que pueden estar viviendo en este momento por la estigmatización social que están sufriendo, como son los refugiados”, explica Paco Romero, responsable del proyecto dentro de la Fundación.

“La buena relación que mantenemos con CEAR nos ha permitido facilitar bicicletas a jóvenes sin recursos, con dos objetivos bien diferenciados, uno de ellos, el facilitarles una herramienta de ocio, tan importante para ellos teniendo en cuenta que vienen de territorios en los que los conflictos son su “pan de cada día”; y, por otro lado, ofrecerles un elemento de transporte que les permite incorporarse al mercado laboral, y ayudarles a conseguir esa segunda oportunidad que han venido a buscar. Con esta múltiple entrega en diferentes puntos de la geografía nacional queremos demostrar el compromiso de la Fundación Contador con la sociedad en general y con los colectivos más desfavorecidos en particular”, sentencia.