El proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA de la Fundación Contador ha querido participar en el Día Mundial de la Bicicleta de este 3 de junio con una donación de catorce bicicletas al proyecto ‘Alas’ de la ONG olVIDAdos y su trabajo con la Asociación de Vecinos del Pozo del Tío Raimundo (Madrid), en una acción conjunta con el Club Rotario Madrid Velázquez Internacional; ambas entidades que han aportado comida y otros bienes para colectivos que atraviesan una situación complicada en su día a día.

Una entrega en la que se tuvo la oportunidad de conocer a Esperanza García Castro, Espe la del Pozo, la protagonista de una de esas vidas fascinantes en pos de la ruptura de las desigualdades, la ayuda al prójimo y todo un icono para el barrio y la lucha vecinal desde una perspectiva solidaria. A sus más de ochenta años, Esperanza sigue ayudando a la gente sin recursos con comida, ropa e incluso dinero.

Natural de un pueblo de Jaén, Esperanza se instaló con su familia en Pozo del Tío Raimundo que durante décadas permanecía al margen, o con evoluciones poco significativas, del desarrollismo urbano capitalino. Un barrio lastrado por la etiqueta de zona pobre y acaso problemática contra la que comenzó a pelear significativamente en los años cincuenta del siglo XX el padre Llanos. Una pelea que impregnó en Esperanza cuando llegó a Madrid y creció aquí. De su empeño, la Fundación Esperanza y Alegría.

En el acto de entrega no faltaron los chicos de AMP Pinto que tan decisivamente participan del desarrollo del proyecto con su trabajo en la puesta a punto de las bicicletas o en algunas entregas y recogidas. “Me ha encantado esta experiencia. Hoy hemos entregado bicicletas a gente que no tiene recursos como los tenemos nosotros para poder tener una. Y aquí, con tantos niños, tan contentos… es una gran emoción”, agradece César.