El proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA de la Fundación Contador ha viajado este fin de semana hasta Castilla-La Mancha y Andalucía para concretar el reparto de veinticinco bicicletas que recibirán una segunda vida de la mano de las iniciativas de dos asociaciones.

La primera parada del furgón ‘azulverdenaranja’ que conduce Ángel López, responsable de logística del proyecto, estuvo en Ciudad Real. Allí visitó la Fundación Cepaim, beneficiaria de quince bicis que destinarán a su programa de gestión de once pisos de acogida para personas solicitantes de asilo y refugio.

Unas monturas que facilitarán a los refugiados su desplazamiento por la favorable orografía de la capital manchega. “El deporte es un gran aliado en los procesos de acogida, y los que me conocen saben que no hay mejor deporte que la bicicleta”, señala Nacho Gómez, coordinador de centros en Cepaim y un gran amante del cicloturismo.

Posteriormente la furgoneta puso rumbo hasta la provincia de Granada, con destino a la capital nazarí. Allí aguardaban los amigos del Centro Social Canasteros, uno de los centros de la Fundación Pública Andaluza para la Integración Social de Personas con Enfermedad Mental (FAISEM) en territorio granadino.

Con la donación de diez bicicletas, desde el Centro Social Canasteros se podrá profundizar en la puerta en marcha de iniciativas y actividades que permitan y ahonden en la prevención de la marginación y la desadaptación de personas afectadas por una enfermedad mental grave.