Desde el año 2000, cada 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer (World Cancer Day). Una jornada impulsada por la Organización Mundial de la Salud, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) que buscar generar una mayor conciencia sobre esta enfermedad y trata de fomentar una mayor movilización tanto social como institucional en lo que a la prevención e investigación de la misma se refiere.

Con motivo de la edición de este año, el joven ciclista riojano del EOLO-KOMETA Cycling Team Arturo Grávalos ha sido el protagonista de una entrevista en Txirrindulariak, medio de comunicación audiovisual vasco especializado en ciclismo. En ella el ciclista de Cervera de Rio Alhama, que se recupera de un tumor cerebral que le obligó a pasar por el quirófano a comienzos de noviembre, ha relatado su experiencia.

“Pensé en todo lo que quería hacer y no hice, pensé en toda la gente que quiero y que no se lo dije… Me he dado realmente cuenta de que no hay que aplazar nada en la vida, hay que aprovechar cada minuto. No vivimos para siempre. Hay que preguntarse si eres la mejor persona o el mejor ciclista que querías ser”, señala un Grávalos que añade, con determinación: “Voy a volver al equipo, pero no voy a volver de cualquier forma”.

El cáncer es una de las grandes enfermedades de nuestro tiempo y una de las que concentra mayores esfuerzos para su estudio y erradicación. En esencia, salvo en los cánceres de sangre, consiste en el crecimiento anómalo e incontrolado de un grupo de células que da pie a bultos. Se calcula que anualmente se detectan a nivel mundial más de 14 millones de casos y casi diez millones de personas fallecen por esta dolencia. En España, datos de 2020, se detectaron más de 275.000 casos.  

“Cuándo voy a volver a correr? Prefiero ir paso a paso. De momento quiero esperar a concluir el proceso de radioterapia y ver con los médicos cómo está yendo todo”, valora Grávalos. “En este tiempo piensas muchas cosas. Sin duda las cosas más grandes están en los pequeños detalles del día a día. Y una lección que extraes: si quieres algo, pero si lo quieres de verdad, tienes que ir a por ello. Porque el tiempo hay que aprovecharlo”.