El proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA de la Fundación Contador se ha desplazado a tierras catalanas para hacer entrega este sábado de una treintena de bicicletas al Servicio de Protección a la Emergencia en una de sus localizaciones en la provincia de Barcelona.

Esta institución trabaja con chicas, menores de edad, que han estado en riesgo social ante el tráfico o la trata de mujeres en cualquiera de sus diferentes circunstancias, desde la prostitución al comercio de órganos pasando por los matrimonios forzosos.

“Nuestro trabajo está consagrado a recuperar tanto física como psicológicamente a las chicas. La más joven tiene 12 años y la mayor, 18. Para nuestro equipo de técnicos, desde psicólogos a terapeutas, el deporte, el movimiento, es un eje fundamental de acción”, explica David Rodríguez, responsable del centro y uno de los miembros de su equipo de trabajo.

“Cuando conocimos este proyecto de la Fundación Contador nos pareció una fantástica oportunidad para poder seguir desarrollando este trabajo con las chicas. Las bicicletas son una herramienta fantástica y nos va a permitir dar pasos agigantados en esta labor”, prosigue.

Junto a Ángel López, responsable de logística del proyecto, en esta acción también estuvo presente Joan Massallé, Sponsoring & Events Manager de ŠKODA en España.

El apoyo de la firma automovilística checa y de la Fundación SEUR son fundamentales para la existencia y desarrollo de este proyecto de la Fundación Contador cuyo objetivo es darle una segunda vida a bicicletas que ya no se usan y que esa segunda vida tenga lugar entre colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión social.